Covid-19: el aumento de las demandas de los trabajadores, y la decepción con Sanders en los EE. UU

NOTICIAS Y DOCUMENTOS - NOTICIAS INTERNACIONALES
Modificar el tamaño de letra:

94423657 1074672312908981 800720914885902336 n
Por Sena Aydin, del Partido de la Democracia Obrera (IDP), sección turca de la UIT-CI

Hace aproximadamente un mes, el número total de casos de coronavirus en los EE. UU era de 2.825, y el número de muertes era solo 56. En el último mes de curso, los EE. UU se han convertido en el centro de la pandemia mundial. Al 15 de abril, el número de casos en el país llegó a 644.089 y el número de muertes a 29.529. Solo entre el 15 de marzo y el 4 de abril, 16,8 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo, lo que representa el 10% de la fuerza laboral total del país.

En el país, no se puede hablar de la existencia de un sistema de salud pública operativo, y más del 60% de la población activa tiene seguro de salud a través de sus empleadores. Estar desempleado significa perder los beneficios del seguro de salud además del salario. El sistema de salud del país ya se ha derrumbado. Incluso los hospitales de las grandes ciudades como Nueva York y Chicago sufren una grave falta de equipos de protección personal; los trabajadores de la salud dicen que tienen que usar la misma máscara durante 2 días y usar bolsas de basura como equipo de protección personal. Las líneas de automóviles que se extienden por kilómetros frente a los bancos de alimentos que son administrados por empresas privadas y ONGs, se han convertido en una visión común.

Los casos de muertes de Covid-19 también aumentan día a día en los campos de inmigrantes del Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) y en las prisiones federales y estatales. Miles de inmigrantes detenidos, solicitantes de asilo y prisioneros intentan sobrevivir en condiciones deplorables en las que no se toman medidas sanitarias contra el virus. Excavan fosas comunes en la ciudad de Nueva York, el centro de la pandemia en el país. Dado que el racismo es el fundamento del orden institucional y social en los Estados Unidos, la pandemia golpea desproporcionadamente a los inmigrantes y a la población negra pobre, que se ven atrapados en los trabajos más precarios. Los ejemplos más sorprendentes de los datos sobre la desigualdad racial y el coronavirus provienen de la ciudad de Chicago y el estado de Michigan. En Chicago, donde los negros constituyen el 32% de la población de la ciudad, el 72% de las muertes totales ocurrieron en áreas de bajos ingresos habitadas por negros. En Michigan, la tasa de mortalidad de la población negra, que es solo el 14% de la población del estado, es 8 veces mayor que la de la población blanca. A partir del 11 de abril, se declaró el estado de emergencia en todos los estados de EE. UU por primera vez en la historia del país, y muchos sectores no esenciales siguen produciendo en medio de la amenaza del coronavirus, aunque la mayoría de las empresas están cerradas. El presidente Trump insiste en reabrir la economía de los EE. UU a partir del 1 de mayo, a expensas de las vidas de los trabajadores.


La oleada de luchas de los trabajadores

Frente a todos estos acontecimientos, en varios estados de los EE. UU se han producido cada vez más acciones de trabajadores pertenecientes a diversos sectores. Los trabajadores sindicalizados y no sindicalizados que se ven obligados a trabajar en condiciones inseguras para mantener los beneficios de sus jefes se organizan en sus lugares de trabajo y realizan múltiples paros y huelgas. Los trabajadores de los almacenes Barnes Noble y Amazon, cuyas tasas de pedidos en línea aumentaron enormemente durante el brote, dejaron de trabajar debido a las condiciones de trabajo inseguras, las medidas sanitarias inadecuadas y la falta de equipo de protección en las instalaciones de estas empresas en Nueva Jersey y Nueva York, respectivamente. El CEO de Amazon, Jeff Bezos, despidió a estos trabajadores que se retiraron, el mismo día que anunció que había hecho una donación de 100 millones de dólares a un banco de alimentos con la esperanza de impresionar al público. Bezos, que no paga ningún impuesto al gobierno de EE. UU, gana 9 millones de dólares por hora. Los trabajadores de la cadena de supermercados Whole Foods, también propiedad de Bezos, habían sufrido recortes en sus beneficios de seguro médico en septiembre. Ejercieron su derecho a no ir a trabajar en todas las ramas de la cadena de supermercados en todo el país exigiendo mejoras en sus prestaciones de seguro médico, medidas de seguridad contra el virus en sus lugares de trabajo y la paga por riesgo para todos los trabajadores. Esta acción fue seguida por huelgas de los trabajadores de McDonald’s en todo el país, especialmente en las sucursales de los estados de Illinois, California, Florida y Carolina del Norte. Unos 200 trabajadores empleados por Kroger, otro gigante de los supermercados, abandonaron sus puestos de trabajo en Memphis por la inacción de la empresa después de que muchos de sus trabajadores se hubieran contagiado con el Covid-19 debido a las malas condiciones de higiene en el lugar de trabajo. La huelga de los trabajadores de McDonald’s fue una de las casi 150 huelgas que tuvieron lugar en todo el país en el área de restoranes desde mediados de marzo. Los trabajadores del matadero avícola de Purdue, en Georgia, también se unieron a las huelgas de la industria alimentaria, exigiendo condiciones de trabajo mejores y más seguras y una paga por riesgo.

Las acciones de los trabajadores no se limitaron a las industrias de la distribución y la alimentación. Los trabajadores de General Electric que fabrican motores de aviones dejaron de trabajar en las fábricas de la empresa en Massachusetts y en Boston, donde se encuentra la sede de la empresa. Exigieron un cambio inmediato de la producción de motores de aviones a la de respiradores. También hubo huelgas en las plantas de fabricación de Fiat Chrysler y General Motors en Michigan. Aunque la mayoría de las empresas de la industria automotriz anunciaron que han cerrado, la mayoría de las plantas de fabricación y montaje del sector siguen funcionando. Se produjeron importantes huelgas en el sector del transporte, principalmente en Detroit y Birmingham. Los conductores de autobuses urbanos dejaron de prestar su servicio por falta de medidas de seguridad adecuadas para los trabajadores y usuarios del transporte público. Los empleados del MTA, el sistema de transporte público de la ciudad de Nueva York, se están preparando para una huelga.

Las enfermeras de las ciudades de Detroit y Chicago, donde el brote aún no ha llegado a su punto máximo, detuvieron el trabajo y llevaron a cabo huelgas de ralentización durante varias horas exigiendo equipos de protección y licencias por enfermedad remuneradas, así como la nacionalización del sistema de salud. En el estado de Pensilvania, los trabajadores de farmacia y de saneamiento se declararon en huelga por las malas condiciones de trabajo y la falta de medidas de seguridad contra el virus.


¿Cuál es la respuesta de los sindicatos?

Mientras que la lucha de los trabajadores estadounidenses contra el coronavirus y los patrones ha ido creciendo, las principales federaciones sindicales del país, como la UAW, la AFT, la NEA, la AFL-CIO, UNITE HERE y el SEIU han estado ocupadas apoyando a Joe Biden, el candidato corporativo del Partido Demócrata con el que estas federaciones han colaborado históricamente, para mantener contentos a los patrones y contener las luchas obreras de abajo hacia arriba. Ni siquiera apoyan a sus miembros en huelga, y mucho menos tratan de apoyar las huelgas espontáneas o de desarrollar una línea de lucha unificada para elevar las demandas de los trabajadores, tales como licencias pagadas, medidas de seguridad en los lugares de trabajo, cierre de sectores no esenciales, pago por riesgo en los sectores esenciales, ¡o el derecho a la salud pública y la atención médica gratuita! Por ejemplo, la huelga de los conductores de autobuses urbanos en Detroit fue una huelga salvaje. Su rama sindical local la apoyó, mientras que su principal sindicato ATU (Amalgamated Transit Union) y su federación afiliada AFL-CIO trataron de suprimirla. La AFL-CIO también se niega a apoyar cualquier acción o campaña de huelga organizada por la National Nurses United, otra de sus afiliadas. Una situación similar ocurrió en la fábrica de General Motors, donde los trabajadores están sindicados con la UAW. El trabajador que actuó como representante de la UAW en la fábrica de General Motors en Wyoming trató de organizar una huelga en toda la fábrica por medidas de seguridad inadecuadas, cuando uno de sus compañeros dio positivo en el examen de Covid-19. La empresa lo despidió. La administración de General Motors decidió porque él violó un artículo del convenio colectivo de los trabajadores que establece que los trabajadores deben "abstenerse de atacar, amenazar, intimidar, usar la fuerza o interferir con el empleador u otros trabajadores". La administración de la UAW apoyó la decisión de la empresa.

La semana pasada a través de Twitter, los líderes de la UAW y la AFT anunciaron por primera vez que sus federaciones apoyan a Joe Biden, el candidato corporativo del Partido Demócrata que representa los intereses históricos e institucionales del partido en la promoción del sistema de explotación capitalista. Para tal apoyo institucional, los líderes no buscaron el consentimiento de sus miembros sindicales, la mayoría de los cuales se niegan a apoyar a Biden. Más tarde en la semana, a través de Twitter de nuevo, los mismos líderes de la federación pidieron irresponsablemente a los trabajadores que salieran a votar en las primarias de Wisconsin del Partido Demócrata. La primaria tuvo lugar el 7 de abril a pesar de la presión pública para que se pospusiera debido a la rápida propagación de la pandemia. Sólo 5 de los 180 lugares de votación previamente determinados estaban abiertos durante la primaria, lo que provocó largas colas y dificultó mucho el mantenimiento de un distanciamiento social adecuado. Estos tweets recibieron serias reacciones de los trabajadores que acusaron a la dirección burocrática de poner sus vidas en peligro (suprimieron los tweets después de la reacción). La dirección de estas federaciones, que canalizan las cuotas de los miembros y los fondos sindicales al Partido Demócrata sin el consentimiento de los trabajadores, no utilizó los fondos sindicales para apoyar y promover las luchas y movilizaciones de la clase obrera en todo el país frente a la pandemia. En su lugar, donaron una parte significativa de sus fondos a la campaña de Joe Biden, el último recurso del Partido Demócrata para bloquear el ascenso de Bernie Sanders, el candidato que obtuvo un apoyo abrumador de la clase obrera (Como nota al margen, también debe tenerse en cuenta que estas federaciones donan fondos a instituciones estadounidenses que hacen lobby por Israel, y a organizaciones no gubernamentales anti palestinas en Israel y que colaboran con la CIA en América Latina para estrangular a los movimientos de trabajadores en los años 70 y 80).

En cuanto a la forma en que está estructurado el sistema de sindicatos en los Estados Unidos, la dirección de los sindicatos locales, regionales y sectoriales y las ramas sindicales en el lugar de trabajo tienen muy poco margen para actuar con independencia de la dirección burocrática de las federaciones mencionadas. En la mayoría de los casos, las propias federaciones eligen a esos dirigentes locales mediante diversos trucos y amenazas financieras; alejan a los trabajadores combativos de los sindicatos mediante presiones burocráticas y prácticas de manipulación y difamación. Por lo tanto, el sistema sindical del país se basa en una burocracia sindical vertical fuerte y consolidada y está controlado por ella. Así es como las direcciones burocráticas pueden imponer convenios colectivos muy débiles que privan a la clase obrera de sus medios básicos de lucha (en la mayoría de los casos incluyendo el derecho de huelga) y protegen a los patrones mientras condenan a los trabajadores a pequeñas conquistas. Por lo tanto, puede decirse que la mayoría de los sindicatos están limitados a la hora de llevar a cabo actividades independientes y de organizarse, no solo bajo la pandemia sino también durante los tiempos normales.

Hay unos pocos sindicatos y ramas sindicales en el país que pueden salir de esta sombría ecuación y están comprometidos con los procesos democráticos con la presencia de dirigentes combativos. Pero se puede decir que, con la pandemia, los sindicatos combativos y las organizaciones de trabajadores se están haciendo más visibles. Por ejemplo, el Local 26 de ATU/AFL-CIO donde están organizados los conductores de autobuses de la ciudad de Detroit, la Asociación Nacional de Enfermeras de Chicago, la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York, la Asociación de Enfermeras de Michigan, el Sindicato de Empleados de la Industria de Servicios y el Sindicato de Trabajadores Textiles de Los Ángeles, ¡y el Sindicato de Trabajadores de Target Unite! Entre otros, ahora están organizando redes nacionales de lucha, lanzando campañas en torno a las demandas y necesidades de sus trabajadores, y apoyando varias huelgas de trabajadores. Recordemos también que, en 2018 y 2019, gracias a la presión de abajo ejercida por los trabajadores frente a las federaciones de colaboración de clases, miles de maestros estatales realizaron huelgas durante muchos meses en varios estados de los Estados Unidos y lograron avances concretos. A esto le siguió la huelga de 48.000 trabajadores de General Motors en más de 50 fábricas el pasado mes de septiembre durante las negociaciones del convenio colectivo, a pesar de la oposición y el desaliento de la cadena de mando de la UAW. Teniendo en cuenta todo esto, podemos decir que está surgiendo en el país un movimiento sindical combativo que desafía el dominio de las federaciones que actúan más como organizaciones patronales para reprimir a los trabajadores. El proceso de Covid-19 no solo reúne diversas luchas de los trabajadores y sindicatos combativos que a menudo permanecen aislados entre sí, sino que también acelera este movimiento sindical combativo emergente y demuestra la necesidad de un sindicato unido y combativo que se organice contra los patrones y el sistema capitalista.


¿Qué pasa con Sanders?

Bernie Sanders, que se había convertido en el representante de la liberación social y económica de la clase obrera, la juventud, los inmigrantes, la población negra y los activistas sociales con un programa que denominó "socialismo democrático, anunció su retiro de la carrera presidencial del Partido Demócrata en 2020 y terminó su campaña el 8 de abril. A este anuncio le siguió otro el 13 de abril, en el que Sanders anunció su apoyo al candidato institucional de los demócratas, Joe Biden.

Sanders había empujado a la dirección burguesa de los demócratas y a las oligarquías financieras y comerciales profundamente arraigadas en el partido a una profunda crisis después de que saliera como ganador de las tres primeras e importantes primarias demócratas. El partido pudo manejar esta crisis y bloquear el avance de Sanders retirando a todos los demás candidatos que se presentaron para dividir los votos contra Sanders uno por uno, y consolidándose en torno a Biden, que era el nombre menos probable y menos popular para convertirse en el candidato presidencial del partido hasta hace unas semanas (la consolidación en torno a Biden se atribuye a Obama, otro títere del Partido Demócrata).

Sanders nunca criticó el antidemocrático sistema de representación política bipartidista en los Estados Unidos. Frente a las políticas imperialistas y proguerra de Trump y de su propio Partido Demócrata, tomó una actitud conciliadora, o directamente calló. Además de que no había ni una sola palabra sobre la corrupta democracia estadounidense, o el monstruoso imperialismo estadounidense en su programa, éste tampoco abogaba por el despojo de la burguesía. Todo esto para decir que estaba claro desde el principio que su campaña no era en absoluto socialista. Sin embargo, también es innegable que, gracias a las reivindicaciones básicas que su programa había impulsado, como el derecho a la salud y la educación gratuitas, la imposición de impuestos a los ricos, la condonación de las deudas de educación y las reformas legales en favor de los trabajadores e inmigrantes, Sanders recibió el apoyo popular y la movilización de un importante sector de la clase obrera que ha venido sufriendo las políticas neoliberales y diversos recortes de los derechos sociales. Al menos, la clase obrera americana se acercó a considerar el socialismo como una alternativa legítima al identificarse con él.

Pero parece que esto no significó nada para Sanders. Se retiró de la carrera presidencial del Partido Demócrata con la excusa de que ya había perdido la oportunidad de ganar la carrera por la candidatura demócrata en la Convención Nacional. Terminó su campaña cuando las demandas básicas coincidieron casi exactamente con las demandas urgentes de las crecientes luchas de los trabajadores en todo el país frente a la pandemia. Por lo tanto, Sanders, una vez más, cometió una traición histórica a la clase obrera. Y como si esto fuera poco, apoya a Biden, que es un apestoso partidario del sistema de explotación capitalista y que continuará todas las políticas anti obreras de Trump agitando una zanahoria en lugar de un garrote (como hizo Obama). Quedó claro dónde reside la lealtad de Sanders: no dentro de la clase obrera y el socialismo, sino en las profundidades institucionales del Partido Demócrata y el capitalismo.

22/04/2020

 

Artículos relacionados

Buscanos en FacebookSeguinos en TwitterSuscribite a nuestro canal de YouTube

Buscar en el sitio

Crisis del coronavirus y capitalismo 2

MUJER

La Rebelión de las mujeres

 

Libertad a Rodney Alvarez

Libertad para Rodney Alvarez

New publication

Why did Chavismo fail

Debate Rev. Permanente

debate-sobre-rev-permanente-y-nahuel-moreno

bandera-italiana bandera-inglesa bandera-francia bandera-arabe

 

Revista Internacional

tapa ci 44.chica

New Correspondence

TAPACI44

Traductor/Translate

Sitio web de Nahuel Moreno